— Reflexiones —

En esta ocasión, reflexionaremos acerca de la importancia de la lectura de la Biblia. La Biblia es nuestra única regla de fe y norma de vida, actúa como agua que limpia todo lo que hemos dejado entrar del mundo en nuestra mente y corazón. Permitamos que renueve nuestro entendimiento y transforme nuestra vida, leamosla diariamente. 

"Guardadlos, pues, y ponedlos por obra: porque esta es vuestra sabiduría y vuestra inteligencia en ojos de los pueblos, los cuales oirán todos estos estatutos, y dirán: Ciertamente pueblo sabio y entendido, gente grande es ésta." (Deuteronomio 4.6)

"La Biblia no se nos dio para aumentar nuestro conocimiento, sino para cambiar nuestra vida" -Dwight L. Moody

— Prepara tu corazón —

"Todo hombre sea pronto para oir, tardío para hablar, tardío para airarse: Porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios. Por lo cual, dejando toda la imundicia y superfluidad de malicia, recibid con mansedumbre la palabra ingerida, la cual puede hacer salvas vuestras almas." Santiago 1:19b-21

Digamos que eres un jardinero. Has aprendido que puedes tomar exactamente la misma semilla y plantarla en tres lugares diferentes y obtener tres resultados diferentes. En un lugar, obtendrás tomates gigantes. En otro, obtendrás pequeños tomates. Y en un tercero, no obtendrás nada. ¿Cuál es la diferencia? No es la semilla; Es el suelo. El suelo debe prepararse para la semilla.

Lo mismo sucede cuando escuchas la Palabra de Dios. Tu corazón tiene que estar preparado para la Palabra. ¡Si te levantas tarde, tienes problemas para encontrar un lugar para estacionar, y te irritas cuando te precipites a la iglesia, probablemente no vas a escuchar la voz de Dios! No estás de humor para recibirla.

Es por eso que puedes llevar a dos personas a la iglesia, ponerlas de lado a lado, y uno saldrá pensando que Dios realmente le habló y el otro no obtendrá nada fuera del culto. El corazón de una persona estaba preparado; el corazón del otro no lo estaba.

La Biblia dice: "Todo hombre sea pronto para oír, tardío para hablar, tardío para airarse: Porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios. Por lo cual, dejando toda la imundicia y superfluidad de malicia, recibid con mansedumbre la palabra ingerida, la cual puede hacer salvas vuestras almas." Santiago 1:19b-21

Para una buena acogida, este pasaje enseña que hay que tener cuatro actitudes:

Tú debes estar callado. No puedes oír a Dios si estás hablando.

Tienes que estar tranquilo. No puedes precipitarte a Dios. Si estás frenético, no vas a oír a Dios. La Biblia dice: "Estad quietos, y conoced que yo soy Dios." (Salmo 46:10b) Mi traducción de eso es: "Siéntate y cállate".

Tienes que estar limpio. Antes de que puedas encontrarte con Dios, necesitas sacar algo de basura emocional y espiritual. Tú necesitas deshacerte de las cosas que apestan en tu vida. Tú te deshaces de la basura confesando tu pecado a Dios y de acuerdo con él que lo que tú hiciste estaba mal.

Necesitas ser humilde. Estar listo para hacer lo que Dios te diga en su Palabra. Una actitud orgullosa no funcionará.

(Copiado)

— La Obediencia es un acto de Adoración —

"Enséñame, oh Jehová, el camino de tus estatutos, y guardarélo hasta el fin. Dame entendimiento, y guardaré tu ley; Y la observaré de todo corazón." Salmo 119:33-34

Observar de todo corazón significa hacer lo que Dios te pide, sin reserva ni duda. No posponer y decir, "Voy a orar por ello". Hacerlo sin demora. Todo padre sabe que la obediencia tardía, es desobediencia.

Dios no te debe ninguna explicación o razón de todo lo que te pide que hagas. El entendimiento puede esperar, pero no así la obediencia. La obediencia instantánea te enseñará más acerca de Dios, que toda una vida de discusiones de la Biblia. En realidad, nunca entenderás algunos mandatos hasta que primero los obedeces. La obediencia abre el entendimiento.

A menudo intentamos ofrecerle a Dios una obediencia parcial. Queremos seleccionar las órdenes que obedecemos. Hacemos una lista de los mandatos que nos agradan y los obedecemos, mientras ignoramos los que nos parecen irrazonables, difíciles, costosos o impopulares. Voy a la Iglesia, pero no diezmo. Voy a leer mi Biblia, pero no voy a perdonar a la persona que me hizo daño. Sin embargo, la obediencia parcial es desobediencia.

La obediencia incondicional se hace con alegría, con entusiasmo. La Biblia dice, "Servíd á Jehová con alegría..." (Salmo 100:2a).

Esta es la actitud de David: "Enséñame, oh Jehová, el camino de tus estatutos, y guardarélo hasta el fin. Dame entendimiento, y guardaré tu ley; Y la observaré de todo corazón." (Salmo 119:33-34)

Santiago, hablando a los cristianos, les dijo: "Vosotros veis pues, que el hombre es justificado por las obras, y no solamente por la fe." (Santiago 2:24).

La Palabra de Dios es clara sobre que no te puedes ganar tu salvación. Es solo por gracia, no por tu esfuerzo. Pero como hijo de Dios, le puedes dar gozo a tu Padre Celestial, mediante la obediencia. Cualquier acto de obediencia es también un acto de adoración.

¿Por qué es tan agradable para Dios la obediencia? Porque prueba que realmente lo amas. Jesús dijo, "Si me amáis, guardad mis mandamientos." (Juan 14:15).

(Copiado)

— ¿Por qué debes memorizar las Escrituras? —

"Mas el que hubiere mirado atentamente en la perfecta ley, que es la de la libertad, y perseverado en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, este tal será bienaventurado en su hecho." Santiago 1:25

Si tú eres serio acerca de ser espiritualmente fuerte y maduro, el mayor hábito que puedes desarrollar es memorizar la Escritura. De hecho, la Biblia dice en Santiago 1:25 que es uno de los cuatro hábitos que conducen a una vida bendecida: "Mas el que hubiere mirado atentamente en la perfecta ley, que es la de la libertad, y perseverado en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, este tal será bienaventurado en su hecho." (Santiago 1:25).

Lee tu Biblia: " Mas el que hubiere mirado atentamente en la perfecta ley..."

Revisa la Biblia: "... y perseverado en ella..."

Recuerda la Biblia: "... no siendo oidor olvidadizo..."

Responde a la Biblia: "... sino hacedor de la obra..."

A lo mejor piensas que no tienes una buena memoria, pero tú recuerdas lo que es importante para ti. Recuerdas los números de teléfono y las fechas que te importan. He escuchado a la gente decir que no pueden memorizar nada, pero pueden citar canciones de los años 60 y hablar de las estadísticas de sus jugadores favoritos de béisbol.

La memoria es una habilidad que puedes aprender. Es un músculo que puedes fortalecer. De hecho, memorizar las Escrituras hará que tu cerebro tenga una memoria más fuerte en otras áreas. Lo garantizo. Estudio tras estudio lo ha demostrado.

¿Por qué es importante memorizar las Escrituras?

Siempre tendrás la Palabra de Dios contigo. Cuando estás tentado, no tienes una Biblia abierta o a tu lado. Cuando estás siendo testigo de alguien que no conoce a Jesús, está bajo estrés, necesita consuelo, o está en una crisis, generalmente no hay una Biblia alrededor. Necesitas la Palabra de Dios en tu mente para que puedas recordarla y usarla cuando la necesites.

Tú puedes meditar en la Escritura donde quiera que vayas. No puedes revisar la Palabra de Dios a menos que la recuerdes. Si has memorizado las Escrituras, puedes pensar en ello cuando te acuestes por la noche o cuando vayas a una cita. Puedes pensar en la Biblia porque la has memorizado. Eso se llama meditación. La única promesa de prosperidad y éxito que Dios nos da en la Biblia dice que meditar en su Palabra es la clave: "El libro de aquesta ley nunca se apartará de tu boca: antes de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme á todo lo que en él está escrito: porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien". (Josué 1:8).

Comienza a memorizar las Escrituras hoy. Elije un versículo a la semana. En un año, habrás memorizado 52 versos. En dos años, habrás memorizado más de 100 versos.

(Copiado)